Una máquina sin dirección

Foto: ESPNDeportesHouston
Para cruz azul desde hace ya varios torneos las cosas no han pintado del todo bien, recientemente con nuevas incorporaciones, un director técnico con nuevas ideas y un perfil idóneo para transformar la mentalidad del equipo, tomando en cuenta la carga y responsabilidad que llevan arrastrando desde hace ya 20 años.

Para hacer un recuento, nos remontamos a las final de invierno del 99, donde Cruz Azul pierde frente a Pachuca, posteriormente después de 9 años vuelve a disputar una final en el torneo mexicano perdiendo contra Santos Laguna en el Clausura 2008, en esos momentos las cosas no parecían pintar tan mal después de llegar nuevamente a la final del torneo mexicano el mismo año para enfrentar en ésta ocasión al Toluca, donde una vez más Cruz Azul se ve superado al caer ésta vez en penales, con un Cristante en su mejor nivel. Después de un año regresa nuevamente a una final para enfrentar a Monterrey, desde un principio la final parecía estar definida, sin embargo Monterrey supo remontar para darle una nueva alegría a su afición y dejar nuevamente a Cruz Azul en el intento. Para el Clausura 2013, Cruz Azul vuelve a llegar a una final, y quizás una de las finales más dolorosas para la institución, al caer frente al rival odiado, el America, ésta final sin duda dejó marcada la mentalidad como el equilibrio entre el equipo y su afición, donde difícilmente podrá haber una revancha sino llegara a ser nuevamente dentro de una final del futbol mexicano.

Por otra parte, lamentablemente para el equipo existen otras competiciones donde se suman más derrotas en finales, hablando de Torneos como la Copa MX, Libertadores, y torneo de laConcacaf. En contexto, es trascendental para la institución hacer un análisis a fondo para encontrar el verdadero problema, proyectos, fuerzas básicas, directivos, jerarquías, organigrama, promotores, patrocinadores, ente otras cosas.

Si bien en el actual torneo el equipo se ha visto afectado por decisiones arbitrales, la escasez de gol es un claro reflejo de la situación y la presión que vive el equipo desde ya hace varios torneos sin clasificar a una liguilla. La paciencia para la afición se va acabando y la ilusión con el paso de los años se sigue extinguiendo, y aunque se vislumbra un cambio de actitud en los jugadores y en el equipo, los resultados siguen sin darse, cierto es que los procesos llevan tiempo, pero también es cierto que el tiempo se ha llevado los procesos en ésta institución.

Alejandro Pérez

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s