JOHAN CRUYFF: EL INMORTAL

JOHAN 4

Dicen de aquel espigado hombre de nariz alargada que portaba el mágico 14 a la espalda, dicen de aquel rey sin corona, dicen de aquel flaco con elegancia, de aquel conductor del fútbol total. Ese es Johan Cruyff, cuyo cuerpo nos ha dejado pero no su alma. El vivía en el Olimpo, era bañado por los dioses, ahora será bañado por el único Dios.

El legado, el recuerdo, un tulipán de oro que brillaba por donde pisaba, que florecía en cadaJOHAN 3 verde que actuaba, que resplandecía en cada pelota que mimaba. Como un señor inglés de traje y bombín, así era Cruyff en un terreno de juego. Elegancia, sobriedad y talento. Tres palabras que definen a la perfección el curso avanzado de fútbol que impartió el maestro durante toda su vida.

JOHANAquel 15 de Noviembre de 1964 daba comienzo la leyenda. Bajo la batuta de Rinus Michels, el precursor del actual modelo del Barcelona, rompería todos los moldes de este maravilloso deporte. Alejado de los malabarismos de Pelé, Tostao y compañía, su manera de actuar era otra, con la pelota pegada al pie, con un porte de Sir, con una puesta en escena que jamás se había visto en este deporte. Era tal su presencia que infundía respeto allá por donde jugaba, el respeto que se le tiene a los dioses. Antes de aterrizar en el Barcelona, dejó tres Copas de Europa y tres Balones de Oro en el Ajax de Amsterdam, la base de la Naranja Mecánica. Aquel combinado tulipán tuvo el privilegio único de haber reinado sin corona. Había unanimidad de que era el mejor equipo del planeta sin haber ganado la Copa del Mundo. Perdieron en dos finales ante Alemania en 1974 y Argentina en 1978, ambas anfitrionas. En esta última sin Cruyff, pero su huella ya la había dejado. Un destino duro y cruel para el fútbol total, pero no era el final.

Johan tuvo el detalle de compartir con nosotros, simples mortales, aquel modelo del mágico Ajax de Rinus Michels. Lo hizo sentado en los banquillos, en los de un Fútbol Club Barcelona que todavía no sabía lo que era el orgasmo de ganar una Copa de Europa. Aquel 4 de mayo de 1988 llegaba el Flaco a un club con una crisis institucional brutal y sin luz alJOHAN 6 final del túnel. Pero Cruyff, como ya dijimos, resplandecía por donde pisaba. Con muchas dudas en sus inicios, consiguió ganarse todo el reconocimiento ganando la Copa de Europa en Wembley ante la Sampdoria en 1992. Era el principio de una era, de un modelo futbolístico perfeccionado, de un modelo implantado desde abajo hacia arriba. Ese modelo es el mismo que Pep Guardiola, eje de aquel Barcelona de Cruyff, perfeccionaría aún más años más tarde, dando al club catalán la época más gloriosa de su historia.

El fútbol evoluciona, pero este modelo se perfecciona. Difícil será superarlo de nuevo. Cruyff le dio la base al Barcelona para que pudiera llegar a ser uno de los mejores equipos de la historia y no solo por títulos, por fútbol. Rinus Michels lo hizo con el Ajax de Cruyff, Cruyff lo hizo con el Barcelona de Guardiola y Guardiola con el Barça de Xavi Hernández. Este es tu legado, Don Johan Cruyff, tu alma sigue con nosotros. Siempre serás inmortal.

Juan Lorenzana Prieto

@juanlp91

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s